Tiempos raros

Tiempos raros ha traído el 2020, tiempos duros y tristes. Extraña época esta que nos toca vivir y que, si Dios quiere, deberé contarle a mi hijo, que está a menos de dos meses de nacer. 
Tengo temor, como todos, quiero que mí hijo y su mamá estén bien y yo mismo quiero estarlo para poder disfrutar de esta familia que hemos formado.
En la foto estoy en una sala de espera mientras Caro se hace una ecografía que yo no puedo presenciar porque por protocolo a causa del coronavirus, solo puede entrar la paciente.
Pasamos todo el día aislados en casa, nos tomamos muy en serio la cuarentena por razones obvias, trabajo por internet con mis alumnos (mucho más trabajo que con las clases presenciales) e intentamos hacer cosas constructivas en casa. La guitarra es una gran ayuda en este momento y creo que cuando todo esto pase habrá dejado su testimonio, un testimonio que pienso mostrar.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *