Estrenando anteojos

Y sí, la edad no viene sola y a mis 49 llegan mis primeros anteojos recetados que (afortunadamente) no son permanentes, sino para leer o estar frente a la compu. Ahora viene la cuestión de crear el hábito de usarlos.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *